¡Vaya Experiencia! - Quebrantahuesos 2017

Prueba mítica. No hay nada igual. Todos lo desejam hacerlo, sin embargo solo algunos lo consiguen. El viaje fue muy tranquila y cuando hemos llegado, la expo nos esperaba com un gran número de ciclistas concentrados para su recogida de dorsales. La fiesta ya habia empezado y todos les estaba a gusto.

Después de todo listo, el gran dia se prepara y á las 7h30 todos los ciclistas están en sus cajones de salida. Queda 1h hasta que todo el pelotón salga para la carretera. Una vez empezado el recorrido, la sensación es exclusiva. Dentro de un pelotón de más de 10 mil ciclistas, no hay una experiéncia igual. En los primeros 30 km eres el campeón del mundo con medianas (medias) superiores a 40km/hora. Después empieza la primera gran subida en dirección a Francia y el paisaje es fenomenal. En el primer cumbre la población es fantástica y el ánimo que recibes para el premio de montaña te dá una energía suplementar.

Después son 15 km de pura adrenalina en un descenso vertiginoso, ya en territorio francés. Los campos verdes con él gado pastando, obligaba algunos ciclistas a parar y sacar fotos, menuda la belleza que se presentaba ante nuestros ojos.

De seguida y se acabando el trozo de “cicloturismo” se presenta un “dulce regalo” de 4km con una inclinación de 10%. Un desafío superable para algunos solo desmontados. La llegada es recompensada con él excelente abastecimiento que la organización dispone.

Durante los siguientes km la extensión de los valles e cumbres de los Pirineos es deslumbrante, menuda la dimensión traz nuestra sorpresa. Pero la contemplación se queda por aquí. Vamos a empezar la más larga subida del recorrido. 30 km de 3% á 9%, donde la cabeza es muy importante para superarla. Cuando llegamos al cumbre mais alto del recorrido salimos de Francia y de regreso a España la velocidad supera el mayor valor del día con un descenso espectacular, pero muy seguro y muy controlado por los miles de voluntarios que la organización ha disponibilizado. Qué grande la organización que no se ha olvidado de nada y antes del ascenso final hemos hecho un pequeño desvío para subir el último cumbre donde nos esperaban la población que se ha preparado durante 1 ano para recibir los ciclistas.

El último descenso sirve para recuperar la velocidad y cuando llegamos á la meta, tenemos la certeza que hemos cumplido la misión.

El equipo de soporte estaba siempre presente y ha sido fundamental para él êxito, por la logística de la preparación antes de la prueba, durante el recorrido y al final.

És una prueba de vida, nadie lo quiere perder, no hay reservas de hoteles y los dorsales son sorteados. Aunque muy difícil, todos los amantes de ciclismo deberían hacerlo tan solamente que fuese una vez en la vida.

¡El próximo año ya lo tengo reservado con Endeavor ya que tienen dorsales y hoteles garantizados!

Carlos Monteiro